Martes, 17 April 2018 16:47

Contaminación del agua por mercurio, una amenaza invisible a nuestra salud.

Valora este artículo
(0 votos)

Colombia es el tercer país del mundo que más mercurio vierte a sus ríos. Varias investigaciones confirman el riesgo a que estamos expuestos debido a los altos índices de contaminación por mercurio. Peligran nuestra salud y el medio ambiente en general.

Este tema viene siendo cubierto por varios medios nacionales desde hace años. Entre ellos: - Colombia es el tercer país con mayor contaminación por mercurio (RCN Radio) - , - Colombia, subcampeón mundial en el mercurio de la minería ilegal (El Tiempo) - y – Veneno en la Sangre (Semana Sostenible) -. Lamentablemente en nuestro país trascienden más otro tipo de noticias y los informes como estos pasan a planos desapercibidos por la opinión pública.

El mercurio vertido a nuestros ríos tiene su mayor origen en las explotaciones mineras y se estima que cerca de 400 municipios en 21 departamentos sufren afectación directa de sus aguas por este elemento, aunque es claro que los ríos corren arrastrando este elemento nocivo a través de todo el territorio nacional.

En el periodo entre 2010 y 2015 se detectaron 2000 casos de envenenamiento por mercurio; siendo las regiones más afectadas Antioquia, Córdoba, Chocó, Bolívar y Sucre. Los efectos nocivos para la salud humana son conocidos desde hace mucho tiempo, pero hoy se ha demostrado que la ingesta continua de pequeñas dosis tiene efectos que solo aparecen en el largo plazo. El riesgo a la salud es inminente como se advierte en el artículo Veneno en la Sangre de la revista Semana Sostenible:

“Está demostrado científicamente que la contaminación con este metal genera en los humanos daños en los riñones, hipertensión y problemas digestivos. Pero la versión más peligrosa es el metilmercurio, un neurotóxico que se forma cuando entra en contacto con el agua y causa daños cerebrales, ceguera, pérdida de control muscular y malformaciones fetales.”

¿Qué podemos hacer?

Lo primero será vigilar la calidad de los alimentos y el agua que consumimos, investigar sobre su origen y métodos de tratamiento y establecer medidas de prevención como sistemas de filtración de agua para la retención de metales pesados.

Lo segundo y más importante será cumplir nuestro deber y derecho ciudadano de vigilar y presionar para que pronto se haga efectiva la ley que prohíbe el uso de mercurio en nuestro país acorde con lo firmado en el Convenio de Minamata en 2013.

Visto 719 veces
Más en esta categoría: « Toma más Agua Pura